sábado, febrero 04, 2006

Extranjero.


Miras a tu alrededor y sólo ves alimento. Cuerpos que se mueven, mentes que opinan. No son nadie.

¿Acaso significan algo para tí?

No te interesan, te aburren. Falta de empatía total. No hay conexión. Te miran y te hablan, te consideran uno de los suyos, pero tú sabes que no. Eres el extranjero. Y no encuentras interlocutor. Por eso te llena la rabia. Por eso gritas cuando conduces y golpeas el volante y lloras. Por eso estás solo. Porque eres como yo. Extranjero. Y cuando acabe la rabia, cuando tu violencia se disuelva en frustración, en tí sólo habrá espacio para la apatía. Cansancio de vivir. Hartazgo de todos esos que se empeñan en invadir tu tiempo y tu espacio.

A veces los miras y los ansías, quieres calor, quizá ser como ellos. Y bebes y fumas con ellos, peró sólo son alimento. Cuerpos que se mueven y aturullan. Sólo pueden darte imágenes desvaídas. No pueden ofrecerte nada intenso. Nada. Sólo esa miseria que se arrastra y boquea, peces ahogándose fuera del agua. Ganas de vomitar.

Parpadea el cursor esperando que siga. Pero a la violencia le sucede la resignación. Nada puedes hacer. Estás solo y el tiempo se agota.

Tú sí que sabes de sangre manchando la pared. Sabes de violencia homicida. Entiendes el dolor. Te divierte. Eres fuerte, poderoso. Eres bello. Príncipe entre las sombras.

Camus no tenía ni puta idea.

7 comentarios:

m. dijo...

Vaya.

Hacia bastante tiempo que no leia nada asi.

Aunque te conrtadigo en algo. Creo que Camus si tenia idea. Meursault viene ya de ese estado. Unos se transforman en meras ovejas de rebaño, otros terminan con su miserable vida, Meursault sigue sin comprender, pero está tan cansado que el suicidio de le antoja engorroso, y la vida solo es una sucesion de movimientos de diafragma para respirar. Solo respirar.

Shelley dijo...

Resulta curioso observar cómo el individuo amargado califica siempre al individuo feliz como borrego, oveja, u otro animalillo calzonazos. Personalmente, creo que quien opina que la vida es una sucesión de movimientos de diafragma y lo dice en serio -no para presumir de outsider, que siempre vende- no merece vivirla. A fuerza de querer ser diferente al resto de los mortales, no sé por qué delirio absurdo o tara existencial, este tipo de individuo acaba abjurando de su propia naturaleza. Sufren por idiotas, por vivir dentro de un personaje que no se les parece en nada: sólo es la imagen especular de lo que desearían ser y no son ni serán jamás. Las personas normales les parecen simples, aburridas, lerdas, intrascendentes, superficiales, vanas, monótonas, grises... ¿Sigo? Hesse hablaba del estigma de Caín. Bien, es cierto que hay personalidades diferentes, gentes que mordieron la manzana y se les cerró la puerta de la inocencia tras de sí. Pero creo que en el fondo hay más semejanzas entre los humanos de las que nos pensamos. Más o menos, todos aspiramos a lo mismo, aunque el pódium lo decidan a ratos el azar, la voluntad y no sé si añadir que cierta providencia. Si Entropía se siente extranjera entre sus congéneres, debería hacerse varias preguntas: ¿todos, absolutamente todos los que me rodean son planos? ¿no será que sólo miro la vida en dos dimensiones? ¿quién soy realmente y quién aparento ser cuando estoy en sociedad? Y si admito que soy un fraude, ¿por qué no empezar a ser yo misma y dejarme de majaderías de adolescente? En fin, como dijo aquel, nadie es perfecto. Pero estar de uñas con el mundo, lo siento, es de gilipollas.

Enttropia dijo...

Joder, hoy que andaba yo más feliz que un villancico y me encuentra con estas...

Ni admito ser un fraude ni veo la vida en dos dimensiones. Soy lo que soy. Y eso ya es bastante. Vivo. Y eso es bastante más que respirar. Siento. Y eso lo hago con intensidad. ¿Por qué apasionarse por la muerte cuando la vida está ahí fuera dispuesta a ser devorada al primer mordisco?

A veces nos pierde la estética del personaje...

Bienvenidos al Principio de Entropía Intermitente.

m. dijo...

ummm

vaya, vaya

Querida shelley si no puedes comprender, no es culpa tuya. A mi se me haria demasiado largo el explicar. Largo y engorroso. Ademas habría que adjuntar dibujitos y no se me da bien.

Y como tu dices: "como dijo aquel": " no le deis perlas a los cerdos" y... " Creo que aun no me aislo lo suficiente de los demás" (wittgestein)

Entroppia, siento alterrar aun m´´as el "desorden del sistema", pero no lo puedo evitar. Saludos a la flor perfecta en su jardin de la duermevela.

y lo dicho: perdón, perdón, perdón
y a ti tb shelley: perdon por existir.

Shelley dijo...

¿Comprender? ¿Qué es eso tan difícil de comprender y a lo que según tú no alcanza mi intelecto?
Joder m, qué sobrao que vas. Qué osada es la estupidez. Me hablas de Wittgenstein como si fueses su exégeta oficial. Una mente muy lúcida, que te recuerdo dijo, entre otras muchas cosas, algo muy interesante: "de lo que no se puede hablar, hay que callar". Y es que ciertamente hay ciertas cosas a las que el lenguaje no puede acceder, y menos intelectualillos que se las dan de guays por citar autores que la mayoría de la peña desconoce. No es mi caso, campeón. Por lo demás, sólo deseaba echar un cable de positividad a entropía, que la veo muy alicaída; ofrecerle una perla que ya veo que algunos cerdos no han entendido muy bien.
Queden ustedes con el demiurgo que quieran, pero coño, sean felices. Ser culto no significa estar amargado. En fin, ustedes mismos.

Enttropia dijo...

Gracias Shelley por las perla, me gustan las cosas y la gente bonita :-)

Por cierto, si no es indiscreción ¿lo de Shelley es por él o por ella?

m. dijo...

umm...

Llevo un dia malo. Malestar físico. Ayer bebí demasiado. No tengo ganas de responder como en algun otro momento lo haria. Bien, te doy la razón shelley, en casi todo. Por supuesto que soy (y cito tus propias palabras): estupido, cerdo, ... bien. Lo que si que no soy es un "intelectualillo". Soy un mero trabajador que a golpes de vida a conseguido salir adelante, estuve solo un año en la universidad, que tuve que dejar para trabajar. Necesitaba dinero. Lo que sé ha sido de leer mucho, escuchar mucho y estar atento a lo que me rodea. Las hostias que me ha dado la vida quizás no sean las mismas que a tí, por lo cual la "verdad" que es siempre subjetiva, es diferente para los dos. He aprendido que en esta vida hay que ser un cabron y un perro para subsistir o al menos en mi caso. No obstante me considero alguien medianamente feliz, que sé apreciar las cosas hermosas y que ha sentido y quiere sentir mucho. En el primer mensaje que escribí solo reflejaba la forma de pensar de meursault, en el extranjero de camús, no la vida en general. Claro tú vas en plan guerrero y me jodieron tus palabras, por eso lo agresivo de mi mensaje posterior. En fin... ya no se ni lo que escribo, estoy mareado, de vez en cuando voy al baño a vomitar... no se ni lo que escribo y ni si lo he expresado bien o no, ni si tiene faltas ortográficas o no, me importa una mierda al fin y al cabo. Bien...

un beso

te diria un "que te follen"

pero mejor me lo digo a mi mismo...
eso que me follen