viernes, febrero 24, 2006

The Elephant House o la magia existe.

Vista nocturna del Castillo de Edimburgo

Hoy era el día, bueno ayer, pero se me ha hecho un poco tarde y hace una hora que dejé atrás el 23 de Febrero. Hoy, ayer, era el día en que salía a la venta el sexto Harry Potter en castellano. Y aquí, la que escribe a este lado de la pantalla, feliz como una niña con zapatos nuevos, ya tiene su ejemplar encima de la mesita de noche. Aunque confieso que lo conseguí un día antes de lo que tocaba... ¡Una tiene sus contactos! :-)

Harry ha cumplido dieciséis años y El-que-no-debe-ser-nombrado ha recuperado sus fuerzas. La batalla será ardua, pero por lo que pude entender cuando traté de leerlo en inglés al final Harry y Dumbledore podrán restaurar la paz, aunque a un precio muy alto... Qué bobada, ¿verdad? Pero, ¿por qué renunciar a un placer tan inocente, una fuente de felicidad tan sencilla, tan pura? ¿Por qué cerrar los ojos a los sueños y a la imaginación? ¿Por qué no viajar con un niño, ya adolescente, desgarbado a un mundo en el que todo es posible? Soy feliz cuando me acurruco y leo. Y aunque sé que J.K.Rowling no será jamás Nobel de literatura, esa mujer es capaz de crear a millones de niños de todo el mundo un mundo de palabras e ilusión. Es capaz de hacer que los niños apaguen las televisiones, apaguen sus Play Stations y lean. Sólo por eso la hubiera aplaudido. Pero además, a mí me hace feliz.

Estuve este verano en Edimburgo, un ciudad encantadora. En ella se esconde The Elephant House, el café donde una madre soltera, sin suficiente dinero para pagar la calefacción de su apartamento, se refugiaba al amor de una taza de té. En las servilletas del café esbozaba la historia de un niño huérfano que un buen día descubrió que era mago. Fuí a The Elephant House, claro, y esa misma noche escribía un correo explicando lo que había visto.

És un lloc molt agradable. Les parets estaven plenes de quadres, cares de dones perdudes en el seu silenci. M'han agradat molt i es molt possible que torne esta setmana i compre un dels quadres. Des de la finestre es podia vore el castell d'Edimburg. Estava fent-se de nit i al castell han encés les torxes. Era una visió espectacular, màgica: el castell damunt la colina de roca volcànica, dominant-ho tot al seu voltant i el foc de les torxes que el tornava a ubicar en una epoca lluny d'esta civilitzada era... Magnífic...

Les taules de fusta sempre donen més ganes d'escriure. Pots imaginar un dia de pluja, amb el cel gris i eixa pluja trista i constant que no te la passió de la tempesta ni l'alegria d'un dia assolellat. Eixa pluja que et demana que et quedes a casa perque no hi ha res ahí fora. I pots imaginar una casa gelada, plena de corrents d'aire, sense calefacció. I una dona i un bebé, sense diners per a la calefacció, passant la vesprada al café, fent durar un té calentet, i imaginant que el castell que contempla per la finestra es una escola de mags, i que allí arriba un xiquet orfe, un xiquet al que no vol ningú, un xiquet com jo, i que en eixe castell màgic no només descobreix la màgia, sino que descobreix l'amistat, l'estima, el calor de saber-se estimat, al mateix temps que tota la seua existencia adquereix un sentit...

La màgia existeix, és clar, i allí estava. En una taula de fusta i una imaginació desbordada que converteix pedra i fred en la llar d'un xiquet solitari i trist. En la llar de milers de xiquets solitaris d'arran el mon. Ho sé, ho sé, tot açò sona tan tòpic! Pero no puc evitar sentir-me emocionada esta nit. Pero no per cap mitomania d'haver estat al lloc on es va començar a escriure una història que tan feliç em fa, sino perque algú siga capaç de crear un món com eixe. Perque ahí està la vertadera màgia, en crear, en fer real el que nomes existeix dins de nosaltres.

3 comentarios:

CAYACOA dijo...

PRECIOSO.
OJALA TODOS TUS RELATOS ME INVITARAN A SEGUIR LEYENDO COMO LO HA HECHO ESTE.
HAY OTROS QUE SINCERAMENTE DEBO DEJARLOS.....SOY DEBIL

Enttropia dijo...

¿Débil?

CAYACOA dijo...

SI, DEBIL...ME ASUSTA LA IDEA DE LA MUERTE, ME DEBILITO Y ME TIEMBLAN LAS PIERNAS SOLO CON LEER LA PALABRA SANGRE.....SON MIS TARAS.