lunes, diciembre 10, 2007

Te quiero niño herido.

Cupido durmiente (detalle)
Michelangelo Merisi da Caravaggio 1608


Hay un pozo. Está muy oscuro. Desde su fondo miro hacia arriba, un círculo de noche. Musgos incandescentes se aferran al barro. Tengo miedo.

Ahí fuera hay un niño pequeño. Le llamo, le suplico que se asome a mi pozo. Veo su carita preocupada allá arriba, allá, tan lejos. No puede ayudarme, no sabe qué hacer para sacarme de aquí. No debí llamarle, ahora tengo miedo de que se caiga a este pozo, él, que es el niño que yo más quiero.

Tiene Escarlata pesadillas. Pesadillas de niebla y oscuridad. Busca algo. Busca algo mientras sus faldas se enredan a los jirones de niebla y resbala en el barro, una y otra vez.

Le quiero. Ese niño ha logrado hacerme feliz. ¿De dónde salió ese pozo? ¿Cómo me he caído en él cuando tenía un faro que iluminaba mi camino? Ah, ya me acuerdo, ha sido por culpa de los doce segundos de oscuridad. He dejado al niño sangrando. Conozco el olor de su sangre.

Me pregunto si estoy enferma, si la oscuridad es un virus que circula por mi sangre. O sólo soy una niña caprichosa que merece bofetadas por el daño causado.

La niña maga me protege. Soy un animal y ella me ampara. Me abre su casa, su família y su corazón. Me quiere. ¿Es que nunca me bastará el amor? ¿Qué más pruebas se necesitan? ¿Pruebas de amor o de que estoy viva?

He clavado un puñal al niño. Miro como brota su sangre y le pregunto cuanto me quiere. Dice que no puedo pedir amor incondicional mientras trata de restañar su herida. Estoy enferma. La niña maga me saca de allí para que no pueda clavar más puñales. Quiere enfadarse conmigo pero no le sale del todo.

Hasta aquí me llega el olor de la sangre. Un hombre y una mujer se quieren. Un bebé duerme. Allá, en otro pozo, hay un niño malherido.

5 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

Enttro, no vuelvas a caer en tus pozos otra vez. Y no hieras a quien más te quiere. Ya sé que es complicado, cielo, pero tú puedes salir adelante. Nosotras podemos, siempre te lo digo... Sabes que te comprendo muy bien, yo sé lo que es morirse para renacer tan bien como tú. Pero procura en el proceso no llevarte a quien bien te quiere, te digo por experiencia que el dolor que eso te produce nunca lo superas.

Besos

las ruvis (lasruvis.wordpress.com) dijo...

hesperamos con los deditos cruzados que hesta hentrada sea ficcion, que no lo hestes pasando mal. pero por si no lo fuera:

ha beces pasa que acemos danyo ha quien mas queremos i ha quien mas
nos alluda i mas se preocupa por nosotros. no lo acemos hadrede i, normalmente, hes a las personas ha las que quisieramos ebitar todo sufrimiento. por lo menos heres consziente i heso ace que puedas soluzionarlo, tomar medidas i vesar eridas. todos pasamos por momentos hoscuros i se superan, tu tranquila.
hagarrate fuerte, seguro que no te dejaran caer.

montoneras de vesis, de carinyitos, de hanimos i de fuerza. no hestas sola :***

elrayoverde dijo...

estas lecturas me provocan emociones, me permite encontrarme con otros seres humanos diferentes. estas sensibilidades tienen sus inconvenientes, provocan tristeza. Este post no me deja seguro y surge cierta tensión en mi. En fin, tengo que aceptar la magnitud de mis limitaciones.
saludos

Africanoaf dijo...

Querida reina entropica...
Paso por aqui mas bien para despedirme... He dado por finalizada la historia de mi blog, tres años casi de ser parte de mi,.
Sobre este relato post, realidad ficcion, solo puedo decir lo de siempre..
El dolor puede ser el motor de la felicidad, bien encarado y poniendo el enfasis en la parte positiva del aprendizaje atravez de nuestras experiencias, buenas y malas...
Abrazo Mi reina.
Y para adelante que es la que nos queda.

Martín dijo...

Me gusto tu relato. Puede ser que lo sienta como algo personal, je. cosas de la vida y sus casualidades.
Te dejo mis saludos y mis felicitaciones.
Martín G