martes, diciembre 25, 2007

Adiós.

Se acabó este blog y se acabó Enttropia. Una noche se acostó y ya no volvió a despertarse.
Muchas gracias a todos los que nos habéis acompañado en un momento u otro del camino. ¿Quién sabe si volveremos a encontrarnos?

Hasta siempre y feliz Navidad.

12 comentarios:

r0dia dijo...

Hasta siempre. Si ha llegado el fín de una etapa que sea por una mejor, o al menos por un nuevo tiempo con una nueva visión. Tiempo de cambio es siempre la navidad.
Quedarán en el espacio de la red estos retales de entropía que tanto hemos agradecido.

Africanoaf dijo...

Se cierra una etapa verdad??? donde fuimos parte de algo que aun no tiene una lógica pero que vamos a encontrar..
Abrazos transoceánicos ...

las ruvis :( dijo...

jo

hesperamos bolber ha berte. donde sea i como sea.

avrazotes :(

Esther Hhhh dijo...

Vaya Entro.. Te echaré de menos. Espero que este cambio te reporte cosas buenas. Y también espero, a pesar de tu despedida, que te pases por mis silencios de vez en cuando, aunque sea para hacerle una visita a Pris...

Besitos

Anónimo dijo...

no deberías dejar de escribir nunca, y mucho menos abandonar a tu público, por favor

Víbora dijo...

Seguro que nos seguiremos encontrando en algún que otro blog.

Suerte en todo y felicísimo siglo.

kamala dijo...

Ojalá volvamos a encontrarnos.

Un abrazo y hasta siempre.

Angelo dijo...

Bueno, no se si hay alguien por ahi :P, pero en fin, e encontrado este blog recien, el leido algunos de tus textos, son muy buenos, creo que seguire leyendo, me gusto mucho, ojala no lo cierres todavia, para porder leer, me ubiera gustado mucho debatir temas y situaciones que estan publicadas aca, en tu blog, pero asi es la vida, todo llega al fin algun dia, pero bueno, adios...

Anónimo dijo...

Como te explico querida.
Tomo 5 pastillas al dia. Tengo un ojo tonto y ya no se lo que es el sentido del gusto. Desde esta mañana me retumba la cabeza. Tristezas, un repertorio extenso, como campos de cebada. Y aún así te leo y mas me inquietas. Y aún así, escribo, escribo, escribo hasta en la tarjetas de metro porque no creo en los psiquiatras y porque ayer te descubrí y vi que tambien lo haces, mezcla ambivalente de niña extraviada-caótica en esta insolencia de mundo y la vampira de la foto. No nos dejes.

Maine dijo...

Me apena que cierres el blog, solía pasear por aquí los días nublados porque me gustaba mucho lo que encontraba... Buen viaje, y un saludo cariñoso desde Maine.

Clarita dijo...

Entro al blog después de mucho tiempo y no estás, es una lástima porque eres el motivo que me impulsó a escribir y porque tu blog no debería cerrarse nunca.Mucha suerte entropía.

Martín G dijo...

Que insolencia. Una mujer como tú no tendría que decir adiós,no con ruegos de por medio que piden que no te vayas.
Seguramente ya te has ido, en vano te escribo ahora. Tal vez de pasada me leas y trates de explicarte que: Un desconocido leyó algo tuyo, leyó también un "anónimo" pedido. Todo eso pasó, como todo pasa, en el pasado. Sin embargo, el desconocido te habla desde allí anclandose en tu ahora.
Quizá rompa tu silencio, te saque de ese mundo perdido en que los demás piensan que estás. O tal vez sólo te sirva esta intervención para recordarte a ti misma las huellas que has dejado atrás.
Leé cada comentario, verás que has hecho algo extraordinario.
Saludos desde dónde no estás!