jueves, septiembre 13, 2007

Tarde en el museo.



Mujer en azul
Pablo Picasso 1901

Cuando vivo en Madrid me alojo en el Barrio de la Letras. Eso significa que en cuanto bajo a la calle me rodean librerías de viejo, anticuarios y citas literarias encastradas en el suelo. También que aparcar es imposible y que sólo puedo comprar en el supermercado chino, pero como no trabajo aquí, sino que me limito a gandulear por la ciudad, el caso es que me encanta. En dos pasos llego a algunos de los mejores museos del mundo, así es que, de vez en cuando, abandono la guarida y salgo de excursión.

Eso mismo hice ayer. Echaba de menos las obras del Reina Sofía, tenía ganas de estímulos, de belleza, de que alguien tirara del pelo a mis pensamientos y el museo no me defraudó. Casi sin darme cuenta me encontré ante el azul Klein. No lo esperaba, había olvidado que en la cuarta planta están algunas de las obras más significativas de Yves Klein, y entre ellas, como no podía ser de otra manera, ese magnífico azul que tanta curiosidad despertó un día en mí. El azul es increíble, eso es cierto, suntuoso, rico, vibrante: oro azul. Como no me lo esperaba, me emocionó y me dió ganas de llorar. Puñetero azul. Me fuí de allí sumida en pensamientos azules, entre los recuerdos de los lagos de Patinir y las dudas acerca de si un color tan intenso podría simbolizar el del cielo, como aseguraba el artista, siendo el cielo tan desvaído y ese azul tan salvaje.



Monocromo azul sin título YKB 181
Yves Klein 1956

Perdida en ensoñaciones me encuentro ante otro azul, pero esta vez, lo que me hace sacar la libretita son las palabras del pintor en mi audioguía, Pablo Palazuelo, "la unión profunda de lo que es contrario: la materia y la psique". La materia y la psique, los números como arquetipos del inconsciente que al mismo tiempo forman parte de la naturaleza exterior. La materia y la psique. La materia y la psique. Los pensamientos se pierden en realidades abstractas. Trato de entender y creo intuir un destello, pero pronto se pierde y escondo la idea perdida en un cajón.

La materia y la psique me llevan junto a Antonio Saura y rodeada de estos inmensos lienzos siento como gritan a mi alrededor, pobres fantasmas atormentadas de la España en blanco y negro. Gritos en negro y gris, trazos que gritan. Gritos. Figuras que sacuden como en la segunda planta lo harán las de Picasso en su Guernica. Más gritos. Dolor. Una madre clama al cielo con el cadáver de su hijo en brazos. Llamas, muerte y dolor.

Gritos.

Me marcho de allí en busca de un poco de consuelo en obras más amables. Me divierte la sexualidad bestial de los minotauros de Picasso. El cuerpo de la modelo, la copa de vino y el animal y su lascivia. Disfruto las piezas de Chillida, su fuerza y poder, y copio su homenaje a Juan Gris como homenaje a todos ellos:

Desde
los límites
que tú conoces
te saludo gris
acido gris
gris difícil
introvertido
gris
gris conciso

Eduardo Chillida
Homenaje a Juan Gris 1987

Pero se hace tarde ya y tantos estímulos al mismo tiempo me agobian. Necesito dejarlos reposar, un poco de aire fresco y volver otra tarde con fuerzas renovadas. Me despido de la dama azul y de la condesa Sonia. Hasta el próximo dia día preciosas mías.



Retrato de Sonia de Klamery, Condesa de Pradère

Hermenegildo Anglada Camarasa 1913

4 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

Bonito y agradable paseo, sin duda... Siempre es reconfortante pasar una tarde en un museo, dejarse llevar por las pinturas y lo que transmiten..
YO estos días ando también dejando que me invadan sensaciones, pero en mi caso, desde los escenarios, jeje.. Visitando la Mostra de Mim de Sueca. Y como siempre, encontrándome con "la familia" (la del teatro) con los amigos, con los escenarios, las propuestas, ese ambiente bohemio, el otoño entrante y cargando energía...

Como todos los años, la Mostra no defrauda, que placer es volver...

Besitos

Ruvias Intelijentes dijo...

jo, que suertuda!!!!

A Bella (sandra) dijo...

Creo que a Bella le gusta esta ceremonia de exhibicionismo solitario y onanista con la que regalo sus multiples ausencias (quizas descubra un incipiente voyeurismo como espectadora de la obra que protagoniza...). Pero me gusta que algo le guste...así, que sino me indicas lo contrario, Entropia, seguire de ocupa por tu blog buscando que algun dia Bella me susurre por fin un poema en el oido. Sé que lo propio seria crear mi blog (propio), pero se me escapa el tiempo releyendo poemas de amor, buscando paisajes de pintura del romanticismo (Fiedrich, Constable, Rottmann, Blechen, Turner...), bajándome canciones de los grupos pop españoles de los 80 (la exposición universal de El Zurdo) y consumiendo cantidades poco recomendables de alcohol en un ambiente de nieblas de tabaco de pipa...)
Bella sigue atrincherada en la teoría de la burbuja:(Lyon es Tokio y Barcelona es para los días laborables...lost in trasllation). Supongo que es una teoria verosimil a la que se llega combinando adequadamente dosis de pánico, vocación de coleccionismo miniaturista de sansaciones, sensatez de pax burguesa, y una actitud felina cultivada con esmero autodidacta y libertario.
Yo quisiera pensar que es algo más que una burbuja...quizas porque lo necesite para salir a flote de las miserias cotidianas, pero intuyo algo más...como cuando Cesare Pavesse decia que para todos los hombres tiene la muerte una mirada, y decia a su bella "vendra la muerte y tendra de tus ojos"..., y suena con la banda sonora de "Bella del Señor" de Albert Cohen...un libro escrito contra la teoría de las burbujas en una Europa que se rompia como un puzle entre la modernidad y la miseria.
Yo sigo acusándome de no saber estar a la altura de Bella, de no poder cambiar para ser como a ella le gustaría, de intuir que nunca nos tendremos del todo (pues somos demasiado celosos de nuestra personal construcción hacia el abismo)...y pienso que deberia desaparecer para siempre de sus contornos dividos, y quizas tambien de mis fracturados entornos, y quizas seguro tambien de todos los contextos...pero ese es otro tema más largo que cultivo lentamente entre copa y copa, pipa y pipa, poema y poema...llendo "de mi corazon a mis asuntos".
Quizas mañana en una arquitectura imposible de agendas, madrugadas, kilometros y viajes de idea-vuelta-yretorno "sin consuelo", pueda arrancarle un poco de tiempo a Bella para compartirnos -entre mi incapacidad de acierto y su sonrisa-...desayunando juntos... (espero no estropearlo del todo)
...
Drymartini, 8:30 horas de otro amanecer sin haber dormido demasiado.

Enttropia dijo...

Hola Esther, bombonet! Suena bien! Yo nunca he estado en la Mostra de Mim. No sabía que el ambientillo fuera tan chulo. Me alegro de que estés cargando las pilas, cuando hay muchos días grises seguidos se echa de menos una sobredosis de watios, verdad?

Olitas Ruvis!! Me alegra que los tornados no puedan con las ruvis más platinos de la historia de las ruvis! :-)

Drymartini: Claro, utiliza el Principio de Entropía siempre que quieras, siéntete como en casa. Me gustan las historias de amor y Bella y tú parecéis dos personajes de novela, quizás salidos de las páginas del Rayuela que nunca me he atrevido a leer.

No conozco la teoría de las burbujas, espero que me la cuentes, aunque si tiene que ver con el proteccionismo feroz de espacios vitales creo que no me gustará tanto como Bella del Señor. Es uno de mis libros favoritos! ¿A qué te refieres con su banda sonora?

Sigue hablando, sigue escribiendo Drymartini. Susurre o no tu Bella.