viernes, agosto 11, 2006

L'isola che non c'è.

Llevo ya tres dias en una isla de papel. La isla de Nunca Jamas, l'isola che non c'è. Sardegna,la isla donde estoy sin estar. Garabateo palabras en el cuaderno blanco de la escuela pero es mi cuaderno negro virtual el que echo de menos, ese cuaderno que me cuenta a unos Ninos Perdidos que me contemplan desde el otro lado.

El sol aparece y desaparece. Estoy en la playa, un lugar de arena blanca en que los pinos juegan con el agua transparente. Hace apenas unos dias que el avion planeaba sobre un pedazo de tierra oscura robada al mar, lejos de una carretera donde la musica sonaba a todo volumen y podia reir y llorar. Y ahora estoy aqui, lejos de todo y de todos. En una ciudad turistica con el doble de poblacion que en invierno, marionetas de colores que me aturullan.

Cada noche me acurruco temblando en una cama demasiado grande. Mis libros me hacen compania desde las mesitas de noche y yo cierro los ojos muy fuerte para inventar un sueno y unos labios que me quiten el miedo y el aliento. Pero no hay besos ni abrazos, es un nuevo dia el que llega. Un dia con sol que acaricia la piel y agua fria que muerde los hombros y apuntala las fuerzas.

Hay belleza en este lugar. Tras las manadas de veraneantes se esconden piedras gastadas que murmuran secretos olvidados. Tras este mar transparente donde se refleja la luz de la tarde hay una historia de sangre vertida y voluntades sojuzgadas, de violencia y muerte. Hay belleza en este lugar, pero me cuesta encontrar en mi la alegria para disfrutarla. La sorpresa es una liebre que aguarda en el erial y yo no la encuentro.

3 comentarios:

Esther Hhhh dijo...

Espero que encuentres la sorpresa, y, sobretodo, la sonrisa. No merece nadie tu tristeza, y francamente, no vale la pena, aunqu entiendo y te entiendo que no siempre es fácil vencerla aún sabiendo que es en balde.
Animate amiga enttropica, disfruta de ese mar turquesa y deja que la brisa del mar te susurre nuevas ideas en el oído. Olvida la tristeza, y sonrie, aunque no sepas por qué, tú sonríe.
Besitos y muchos ánimos.

horizonte dijo...

Beep,beep, beep,beep... puta mare, un mensaje en mi móvil... cooño, si es una bonita foto de una puesta de sol en una playa de una isla del mediterráneo. No puedo evitarlo,pero me llena de melancolía y me pone triste. Será que me trae a la memória otras puestas de sol en otras islas mediterráneas y pensaba "menudo espectáculo tan absolutamente maravilloso: la vida abre la cremallera que une el mar y el cielo y se echa a dormir" y este momento lo he vivido contigo, amor mio. Te quiero. Y como un crio enamorado por primera vez, me voy al google earth y me pongo a buscarte entre el mar y los pinos hasta que los píxels me cuadriculan los ojos.

Africanoaf dijo...

La tristeza...
Porque tomas ese tema ahora...
Siempre en el espejo de tus post, deje uno en miblog... es muy raro...
Pero la consonancia me gusta.
Abrazos y mar azul para ti entrópica miga.